REVISTA JOY

El regreso de los hotcakes: los panqueques norteamericanos, otra vez de moda

Fueron un signo de la bonanza de los años 90. Hoy, una década más tarde, vuelven a formar parte de la carta de delis y cafés. Te recomendamos las mejores versiones.

El recuerdo más palpable de los hotcakes data de comienzos de los 90: aquella década que abrió las puertas -como nunca antes- a la proliferación de cadenas de comida rápida de impronta yanqui y, con ellas, a platos y bebidas impensadas por los argentinos. La más popular de esas cadenas era (y sigue siendo) McDonald’s, que fue de las primeros osados en ofrecer estos discos de masa, similares a panqueques gruesos, bañados en dulce de leche. Una suerte de trampa para captar la atención del público, poco habituado a estos manjares norteamericanos, con el deseado ingrediente local. Sin embargo, con el transcurso de los años y la sucesión de crisis políticas y económicas, la época próspera para estos restaurantes internacionales se dio por concluida y los hotcakes dijeron adiós.

Así como sucede en la moda, también en la gastronomía todo vuelve: esta comida típica americana regresó a la Argentina para conquistar los corazones de los más golosos. De la mano de la tendencia de los pequeños cafés, delis y bistrós de estilo europeo y norteamericano, la emblemática torre de panqueques surge en las cartas de manera casi necesaria y natural. Son cada vez más los locales –incluso McDonald’s los reincorporó en su menú a fines de 2013– que ofrecen este plato. El éxito de los hotcakes se debe, en parte, a su simpática presentación, a su esponjosidad y a la flexibilidad de su sabor neutro, que permite crear combinaciones dulces y agridulces con toppings diversos.

Son ideales para cualquier momento del día (especialmente para el desayuno, el brunch o la merienda) y en Buenos Aires se preparan tanto clásicas como novedosas versiones. Tomá nota de estos lugares para tener una buena porción de hotcakes al alcance de tu estómago cuando estés tentado de probar algo rico y diferente.

IOLO
Con una estética simple, descontracturada y moderna, este café y mercadito orgánico inaugurado hace poco en San Isidro es fruto de la pasión que Daniela Butvilofsky y Nacho, su novio, comparten por la gastronomía: se trata de un proyecto que gestaron juntos durante un año de viaje por América Latina. Se inspiraron en recetas, lugares y cocineros que conocieron en su travesía y, como resultado, dieron a luz a un pintoresco espacio con una carta básica pero bien nutrida de sabores, diseñada en conjunto con Jessica Lekerman (propietaria y chef del restaurante Mooi, en Belgrano). Los hotcakes que sirven acá tienen una particularidad valiosa: pueden customizarse a gusto del consumidor. Pueden variarse los toppings, según las frutas de estación y el abanico de jarabes y salsas disponibles. Los más elegidos son los de masa simple, yogur y frutos rojos. El contraste del sabor ácido del yogur con el coulis de frutos los vuelve una opción natural e irresistible. También hay alternativas fijas: con dulce de leche; con manteca, miel y ralladura de lima; con bananas caramelizadas y salsa caramel y hasta una versión de masa integral a base de avena, con topping de yogur batido con miel, especias y frutos rojos. 30 pesos.


CAFÉ CRESPÍN 
Este deli moderno y con un marcado estilo americano, propiedad de Soledad Napal, fue uno de los primeros en sumar los hotcakes a su carta, allá por la primavera de 2010, como una alternativa de desayuno infalible. Los ingredientes son los básicos de cualquier panqueque, pero con la cantidad justa de polvo de hornear para que salgan gruesos, esponjosos y húmedos. Se preparan en el momento en una sartén y apenas están listos se sirven en la mesa, bien calentitos y frescos. El plato incluye dos discos y se puede elegir entre dos variedades: con banana y dulce de leche (el gusto más hitero) o de frambuesa, con miel y manteca. Ambas opciones se acompañan con una infusión que puede ser café con leche o té. 54 pesos.

MALVÓN 
Con la idea de rememorar los sabores de las comidas de Nueva York, ciudad donde vivió por varios años, Darío Muhafara –dueño del reconocido restaurante vietnamita Green Bamboo– inauguró en 2010 esta cafetería-deli en Villa Crespo, lejos de los polos gastronómicos y con un formato casi desconocido para aquel entonces. Su objetivo era respetar las recetas originales de los platos típicos de la ciudad cosmopolita estadounidense. Los hotcakes no podían, entonces, faltar en el menú. Son muy caseros y artesanales, como hechos por la abuela, y llegan apilados en una torre de tres discos. Podés optar por probar Los del Bosque, que tienen mix de berries, miel y crema; una versión más clásica con dulce de leche, o bien el Campestre, con jamón cocido y miel (una combinación que no es tan propia de Estados Unidos sino más bien de México, sobre todo de la zona de Chiapas). Todos vienen en combo con una infusión y un vaso de limonada casera. 54 pesos-

BONUSTRACK: HOTCAKES VEGANOS

No es necesario seguir la receta clásica de harina, huevos, leche y polvo de hornear para poder comer unos buenos hotcakes. La chef Melisa Rosato, de Comida Rebelde (su página de Facebook, que suma casi 20.000 seguidores), propone una versión de banana y avena muy fácil de hacer, rica y sana. ¿Te animás?

Ingredientes: 3 bananas medianas, 1 y 1/2 taza de avena común molida, 1/2 taza de leche vegetal, esencia de vainilla, 2 cucharadas soperas de azúcar orgánica, 1 cucharada de aceite de coco.

Preparación:
1. Procesar todos los ingredientes, menos el aceite, hasta que quede una mezcla líquida y espesa.
2. Colocar en una sartén la cucharada de aceite de coco y dejar calentar.
3. Agregar la medida de un cucharón de la mezcla procesada (equivale a un hotcake).
4. Cocinar de cada lado hasta que los bordes se doren y servir en forma de pila, agregando mermelada, salsa dulce, ganache de chocolate y/o frutas a elección.

Por Daniela Belén Bianco

LINK:
https://www.planetajoy.com/?El_regreso_de_los_hotcakes%253A_los_panqueques_norteamericanos%252C_otra_vez_de_moda&page=ampliada&id=6903

DEJA Un COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Campos requeridos marcados con *

*

fifty five + = fifty six