La crueldad embotellada

Esta industria hace muy bien su trabajo de esconder y engañar. Lo que no hace es mostrar la realidad  de millones de madres y sus bebés recién nacidos.
En las granjas industriales se les quita todo tipo de valor a estos animales, tranformandolas en constantes productoras de leche.
Conectadas día tras día a maquinas ordeñadoras son embarazadas a través de inseminación artificial haciendo que no sólo sean maquinas de leches si no también y como si fuera poco, maquinas de parir bebes.
Las vacas producen leche, al igual que las humanas, para sus bebés.
Pero al nacer sus bebés, son separados automáticamente.

 

10408991_615894465189638_779312822460643922_n

Una vaca en estado natural tendría una expectativa de vida de 25 años en cambio “trabajando “ para la industria no vivirá más de cuatro o cinco años o hasta que deje de ser rentable para la industria y ese mismo día, marcha al matadero, porque según la industria ya es desechable.
Desechable? Estamos hablo de un ser que siente, de una madre que llora por su bebé durante meses hasta que vuelve a quedar embarazada y así sigue y sigue su vida.
Podrías imaginar que te separen de tu bebé?
Si su bebé es macho, será vendido a los pocos días o meses de nacido como carne de ternera.
Si es hembra, seguira la misma vida de su madre, productora de leche y de bebés.
Te imaginas el miedo y la soledad de esos bebés, que a penas llegan al mundo ya son maltratados? Para ellos, su madre significa el mundo entero. Y ya nunca volverán a verla.

DEJA Un COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Campos requeridos marcados con *

*