Alimentación Vegana: Cómo Empezar

Alimentación Vegana:

Mi transición a una alimentación vegana fue casi instantánea desde el momento en el que tomé la decisión de dejar de comer animales.

Pero no para todo el mundo es tan fácil. Y sabés qué? Está bien! Somos diferentes y por ende tenemos formas y reacciones diferentes.

Lo importante no es como llegar, si no hacerlo.

 

1- Veganiza, veganiza, veganiza!

Si estás empezando con esta alimentación vegana lo mejor es que pienses en las comidas que preparabas y sin darte cuenta eran veganas o si no veganiza las recetas que ya sabes cocinar. No pienses todavía en todo un nuevo recetario, porque puede que te resulte demasiado. O al menos, elegí una receta nueva por semana. La idea principal es que te resulte fácil la transición, porque si te estresa probablemente sientas más resistencia para seguir. Y vas a tener la excusa perfecta: “ no tengo tiempo, es muy difícil, no puedo “

Algunas ideas? Cambiá:

2- Ni pasto ni soja:

Vegano no es sinónimo de lechuga o tofu.

Durante mi primer año como vegana, no sólo no comí tofu si no que le tenía bastante idea.

No fue hasta que tuve la suerte de viajar por Asia y probarlo de diferentes maneras.

Hoy es un producto que celebro, sobre todo por su versatilidad.

Si no sos amigo de la soja y sus derivados, o si donde vivís no podés encontrarla orgánica, no hay problema!

Podes tener una alimentación vegana súper variada, cubriendo los requerimientos nutricionales como proteína, calcio, hierro sin necesidad de soja.

3- No hay mejor momento que el presente:

Pensá en lo que vas a comer hoy y solamente hoy:

Por qué? Si pensamos las cosas a largo plaza por lo general, cuando se trata de algo nuevo es normal estresarse y pensar que no vamos a poder con el objetivo.

Un buen ejemplo puede ser cuando intentamos perder peso.Y por eso las mil y una dietas que nunca funcionan.

Si te enfocas en el día a día, en vez de preocuparte por el resultado final. El cual puede parecer inalcanzable pero que en realidad, no lo es.

Pensá en una sola comida, en la cena por ejemplo.

4- Al horno con papas!

Si se te acaba la imaginación pensá en estas dos ideas:

-Hornea: en un recipiente poner todos los vegetales que tengas en tu cocina: papa, batata, zapallo, zucchini, pimientos, cebolla, berenjena, zanahoria, remolacha, etc. Agregales aceite, sal, hierbas secas o podes usar mi receta de caldo deshidratado.

Mezclá bien todos los ingredientes para que tus vegetales estén bien embebidos en los sabores que usaste. Y al horno!

Podes acompañarlos con ensaladas, pasta, arroz, hamburguesas vegetales.

Recordá:

  • Corta tus vegetales de forma pareja, para una cocción pareja.
  • Si agregas hierbas frescas, hace siempre al final de la cocción.
  • Si querés darle un toque extra se sabor, agregá a la mezcla antes de llevarlo al horno: un poco de vino blanco, mostaza, cerveza, etc.

5- El plato occidental: una aburrida idea antigua.

Estamos acostumbrados a que la mayoría de nuestras comidas giran en torno a la carne: bife con ensalada, milanesa con puré, pollo ar horno con papas. Al final le dimos tanta importancia a la proteína animal que nos olvidamos de todo lo demás y terminamos comiendo siempre lo mismo!

Y no hablo de volverse un chef profesional o crear un nuevo plato todos los días. Hablo de empezar a mirar que otras opciones puede haber por ahí.

Por qué el principal tiene que ser siempre carne y no puede ser, por ejemplo papas rellenas?

Es sólo cuestión de costumbre. Créeme, no va a pasarte nada si decidís ampliar tu visión sobre la comida.

Por el contrario, ya me vas a contar cuanto mejor te sentís al llevar una alimentación llena de vegetales, fibra y beneficios nutricionales a granel!

Y sobre todo, la celebración de dejar a los animales afuera del menú.

Y entonces? Qué vas a comer hoy?

DEJA Un COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Campos requeridos marcados con *

*